¿Estar bien hidratado significa beber ocho vasos con agua o dos litros diarios? En realidad, la hidratación es esencial para la vida de cualquier ser humano, pero existen algunos mitos que confunden. Mantener un buen nivel de hidratación es algo fundamental para tu salud como podrás ver en este artículo. 

¿Sabías que hasta un 70% de tu cuerpo está compuesto por agua? No podríamos vivir muchos días sin este recurso natural ingresando a diario en nuestro sistema. Existen muchos mitos y verdades alrededor de lo que significa “la hidratación”. Aquí te contamos la verdad:

  • ¿Es verdad que tomar más agua ayuda a perder peso porque llena el estómago? ¡No hay evidencia científica que compruebe esta información, pero tampoco la niega! 
  • ¿La temperatura a la que esté el agua no influye en la hidratación? Pues en realidad no afecta ni tiene relevancia la temperatura a la hora de hidratarse.
  • ¿La deshidratación puede ser nefasta para nuestro organismo? Si. Si perdemos un 2% de agua en nuestro organismo comenzamos a tener síntomas propios de la deshidratación: cansancio, dolor de cabeza, descenso del rendimiento físico, pérdida de memoria a corto plazo y fatiga.
  • ¿La buena hidratación previene los cálculos renales? Esto es cierto, definitivamente la buena hidratación es importante para prevenir la formación de cálculos renales, además de contrarrestar  el estreñimiento y la asma desencadenada por actividad física.
  • ¿Las bebidas deportivas ayudan a hidratar? Las bebidas deportivas con electrolitos pueden ser favorables para quienes practican ejercicio intenso y vigoroso en un clima cálido. La desventaja es que pueden tener azúcares añadidos y muchas calorías.

Aunque nos podríamos quedar hablando de cientos de mitos más, lo cierto es que nosotros, como seres humanos, necesitamos agua para sobrevivir. Algunas de las muchas cosas que el agua aporta son:

  • Ayuda al corazón a bombear sangre con mayor facilidad a través de los vasos sanguíneos hacia los músculos. Ayuda a los músculos a funcionar con eficacia.
  • Regula la temperatura del cuerpo.
  • Lubrica las articulaciones.
  • Protege la médula espinal y otros tejidos.
  • Ayuda a eliminar los residuos mediante la orina, el sudor y las heces.

Ahora que sabes todos los beneficios del agua ¿Estás dispuesto a cuidar de ti?