Lactancia maternaPor Liliana Umaña, enfermera y consultora internacional de lactancia materna

Tantos son los mitos y verdades de la lactancia materna que cada madre tiene al lactar a su bebé, que se llena de miedos sin saber que muchos de ellos son mentiras, pero que de alguna manera fueron inculcados por las abuelas y mamás como una costumbre de generaciones.

Hoy nuestra querida Liliana Umaña, enfermera y consultora internacional de lactancia materna, nos ayudará a conocer los mitos y verdades de la lactancia materna.

Lili, como le dicen de cariño, afirma que lactar es un acompañamiento de la familia, pediatra y ginecólogo, quiénes hacen parte de la red de apoyo que le dará para seguridad a la mamita,

Mitos como: la mamá no puede comer frijoles porque al bebé le dan cólicos o tomar leche con agua de panela sirve para producir más leche, son algunas de las preguntas que muchas tienen. Para Lili, “la leche no está en lo que compras, la leche está en colocar al bebe a libre demanda y que esté correctamente agarrado”. 

Para empezar, se debe tener en cuenta que existe la Matrescencia, esa etapa en que las mujeres tienen la oportunidad de conocerse como madres. Esto para pensar en que sí el pezón arde, duele, sale cayo o sangra es porque es mucho amor de la mamá por soportar ese dolor.

No es correcto pensar de esa manera, este proceso se llama “el agarre” que es cuando el bebé está perfectamente agarrado. Cuatro de los 5 sentidos están en la cara del bebé, él bebé mira, huele, oye, lame y cuando está más grande toca con su mano. Así completa los sentidos y cuando pasa esto, el mismo niño ayuda a la descarga de exotoxina y la feromona del amor llegando así al momento en donde el cuerpo y la mente se relajan para producir leche..

Otro de los mitos es: ¿tomar ciertos productos como los anteriormente mencionados hacen producir leche?

Lili, afirma que científicamente comprobado existen galactogogos como el jengibre, la cúrcuma, los arándanos, y la quinua, que de cierta manera hacen eso, pero no en todas las mujeres.

Mito o verdad: ¿al amamantar al bebé, se puede sufrir de depresión y tristeza?

Existen dos tipos de procesos los cuales las mamás pueden llegar a sufrir:

El primero es la depresión post-parto: es el sentimiento de vacío de sentir que tu bebé ya no está dentro de ti. Sentimientos de debilidad y poca fuerza para criar a un bebé. Esta etapa dura un mes, dos meses o hasta un año.

El segundo es el síndrome disfórico de eyección: este es un proceso en donde para que suba la prolactina, que es la hormona que produce la leche y la oxitocina la eyecta, debe haber una baja rápida de dopamina. Por ende, nace un sentimiento de angustia, ganas de llorar y desespero que en todos los casos debe buscar apoyo en especialistas. En pocas palabras es el sentimiento de no querer tener cerca al bebe. 

Lili responde mitos y verdades de la lactancia materna:

  1. ¿Se puede tomar vino, en etapa de lactancia?

La lactancia debe ser divertida, sin embargo, se debe tener en cuenta que el nivel de alcohol que hay en la sangre es el mismo que hay en la leche. Esto quiere decir que si tomamos una copa de vino no podemos lactar ya que la leche estará “contaminada”.
Es recomendable no hacerlo seguido, ni en el primer mes de nacido del bebe.

  1. ¿Puedo tomar café en etapa de lactancia?

Si, puedes tomar máximo 3 tazas de café al día, siempre cuando lleves un seguimiento de la reacción del bebé.

  1. Si tomo bebidas frías ¿sale la leche fría?

No, la leche no tiene nada que ver con la temperatura de lo que tomas.

  1. ¿Puedo comer picante?

Si, el picante solo pica en la lengua. Este no se le pasará al bebé cuando esté agarrado.

  1. ¿Se me caerán los senos por lactar?

No, los senos se caen por no hacer ejercicio, antes y después de la etapa de lactancia.

  1. ¿Si estoy en etapa de lactancia, bajo de peso y si dejo de lactar subo?  

No, con ejercicio y alimentación balanceada mantendrás un peso estable.

  1. ¿Debo dejar que mi esposo sin saber de bebés me ayude en la etapa de post-parto?

Claro que sí, dejar que los papás sean libres de conocer a sus hijos, de aprender a ser papás y de no cohibirlos por cosas no importantes, es de gran ayuda y más cuando estés cansada, ya tendrás quien te colabore por unas cuantas horas y sin preocuparte.