Vivencias de una lactancia materna

Diferentes estudios médicos han comprobado que en la maternidad, la lactancia exclusiva es un factor fundamental en el crecimiento y desarrollo de los recién nacidos, ya que les permite una correcta introducción a los alimentos y una buena nutrición.

Sin embargo, la mayoría de las mujeres que hemos estado en esta situación sabemos que este proceso de lactancia no siempre llega ser color rosa y muchas veces genera dolor, ardor e inseguridad por no saber si el niño está comiendo lo necesario.

Según la OMS, solo un 40% de los lactantes menores de seis (6) meses reciben leche materna como alimentación exclusiva. Esto quiere decir que más del 50% de madres no inician o continúan su etapa de lactancia exclusiva por la desinformación y falta de apoyo en este proceso tan fundamental. 

Hoy quiero incentivarlas a tomar asesorías con profesionales de la salud que les guíen en esta nueva faceta de madres y les permitan conocer cuáles son los beneficios que este proceso puede traer no solo a los lactantes sino también a ustedes como madres. De hecho, uno de los beneficios de la lactancia materna exclusiva es que reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario al tiempo que funciona como método natural para un control de natalidad en los primeros 6 meses de vida.

No olvidemos que amamantar es un proceso de aprendizaje constante que si queremos podemos empezar a explorar meses antes del nacimiento de nuestro hijo para promover una buena experiencia y una correcta alimentación. En mi caso, contar con un grupo de ayuda de más mujeres que están pasando por la misma situación me ha permitido reconocer que cada una de nosotras tiene inconvenientes y que no está mal sentirse muchas veces agotada y esforzada.  

Para finalizar, es importante aclarar que es decisión de cada una de nosotras elegir el método de lactancia que más se acomode a nuestro entorno y nuestras necesidades. Reconozcamos cuáles son esos miedos o falencias que encontramos en este proceso y hagamos de este momento un espacio lleno de tranquilidad, amor y paciencia para nuestro hijo/a y nosotras mismas.

Las invito a conocer mi historia sobre maternidad y lactancia.