Aprender a vivir el duelo desde el amor

Aprender a vivir el duelo desde el amor

El duelo permite entender a la muerte como un suceso lindo y necesario para la transcendencia del alma.

La muerte de un ser querido es un proceso doloroso por los que pasa el ser humano, por esos es necesario enfrentar el duelo con amor. Así lo afirmó Marianne Schaller, tras la muerte de su padre.

El pasado 25 de marzo Schaller, junto a Marcia Jones, hablaron sobre el duelo y los diferentes procesos que atraviesan las personas, puesto que en la cultura occidental la muerte no es aceptada como un proceso natural, bien lo menciona Ana María Ospina en su libro “Cuando muere un ser amado: Cómo comprender y afrontar el duelo por muerte”.

Las personas de la cotidianidad en el momento de pérdida de los seres amados no saben cómo interpretar lo que sienten y desencadenan malestares como ansiedad y depresión.

Marianne contó que su proceso empezó con la negación y el cuestionamiento, ella esperaba que su padre falleciera de viejo, al no entender este paso de la vida, Schaller entra en un período de tristeza profunda en la que manifiesta síntomas de Depresión, crisis en su existencia, irritabilidad, entre otros, por lo tanto, busca ayuda profesional con el fin de poder entender las situaciones que estaba viviendo física, mental y emocionalmente.

“Esta bien sentir, hay que sentir” Schaller, 2021

En el instante en que la persona decide buscar ayuda, está permitiéndose sentir, es decir le da permiso a su ser de vivir el duelo, Marianne mencionó que es ahí donde empieza la fase de aceptación y se entiende lo que está pasando, cada uno tiene que tomarse el tiempo que necesite para continuar, asimismo, es el momento para buscar hobbies o personas que ayuden y guíen en el camino de sanación.

Marianne contó que buscó a Marcia, compartió con su familia y encontró libros y películas que la reconectaron con su fe.

En la actualidad, Marianne Schaller entiende la muerte desde el amor, comprende que el duelo por la pérdida de su padre la ayudó a crecer y a percibir que, aunque su papá no está de manera física, siempre está con ella, la cuida y le enseña.

Este paso le permitió sacar todo el mal sentimiento que ella tenía. Schaller cierra la transmisión con la siguiente frase “Uno viene al mundo a ser feliz con lo que se tiene y con lo que se vino a hacer” queriendo hacer énfasis en las misiones y propósitos que las personas se plantean y que, sin desvalorizar el dolor, hay que continuar con las características que lo hacen a uno único, recordando las cosas positivas, aprendiendo de lo negativo y expresando el amor en vida.